Algo que puede afectar y causar mucho estrés o ansiedad en nuestras mascotas es la incapacidad para disponer de un descanso adecuado tanto en cantidad como en calidad. En ocasiones esto puede estar vinculado a una convivencia con determinadas personas emocionalmente afectadas.

La afectación en nuestro estado de ánimo, también puede provocar tensiones sociales entre animales (si tenemos más de una mascota). Estas muchas veces acaban desarrollando miedos e inseguridades ante situaciones completamente normales.

Si las personas no nos encontramos bien emocionalmente, es difícil proporcionar la calma y seguridad que nuestros animales necesitan en momentos de ansiedad.

Convivir en un entorno emocionalmente degradado hará que el estrés aparezca antes o después en la vida de nuestras mascotas, esto puede llevar a obsesiones y protección de ciertos recursos como los juguetes, la comida, etc.

El estrés en nuestras mascotas puede afectar en su concentración para aprender cualquier cosa. Por el contrario cuando los animales conviven con personas que se encuentran bien emocionalmente, tienden a tener gran capacidad de concentración y aprendizaje.

Es muy importante para nuestra mascota que planifiquemos y dediquemos tiempo de calidad para compartir con ellos, saber qué es lo que les gusta y les interesa.

El ejercicio físico ayuda a mantener un estado de ánimo adecuado para una buena convivencia.