Muchos autores han escrito sobre esto, pero pocos reconocen los principios de igualdad en especies distintas a la nuestra.

Peter Singer en su libro ”Liberación animal” expuso que el principio básico de igualdad no implica que tengamos que tratar a los dos grupos exactamente igual ni tampoco garantizar los mismos derechos a ambos, sino tener una misma consideración. Considerar de la misma manera a distintos seres puede llevar a diferentes tratamientos y derechos válidos.

Hay suficientes pruebas y evidencias fisiológicas para concluir que los animales sienten dolor. Otras investigaciones concluyen que también tienen otras formas de sufrimiento como miedo, estrés y ansiedad.

Históricamente el maltrato de los animales no se consideraba una forma de violencia y hoy nos damos cuenta que puede ser la voz de alerta ante problemas tales como la violencia familiar.

Según estudios realizados en Estados Unidos, hay una correlación de un 90% entre el maltrato de animales en la infancia y delitos contra la sociedad en la edad adulta.

El maltrato hacia los animales puede ser físico, causando dolor con palizas, mutilaciones, etc. La falta de higiene también puede ser una forma de maltrato físico ya que afecta su calidad de vida.

Otra forma de maltrato es el psicológico, que puede ser causado por el abandono, por no permitir que se relacione con otros animales de su especie o por un cambio brusco en su rutinas.

También está el maltrato pasivo que ocurre cuando ante la evidencia del sufrimiento no se actúa, como cuando no se les lleva al veterinario por no pagar los costes de la consulta.

Por último quiero mencionar que en algunos casos se les ocasiona sufrimiento sin intención, cuando cometemos algunas negligencias por desconocimiento, como cuando les proporcionamos alimentos que para ellos pueden ser perjudiciales (cuando nos piden al vernos comer), cuando les damos demasiadas chuches y luego pueden sufrir de sobrepeso o cuando les proporcionamos medicamentos sin ser prescritos por un profesional.

Para concluir, si un ser puede sufrir, entonces no se justifica que su sufrimiento no cuente como el de cualquier otro ser.