Esta conducta en los perros es normal y forma parte de su naturaleza ya que es una forma de comunicarse entre la especie. Los perros transmiten mucha información a través de las señales olfativas. Con esta conducta delimitan su territorio personal, la disponibilidad de apareamiento y su orden de jerarquía social.

Para un perro todo su entorno es su territorio y no quiere intromisiones, ya que en este se encuentra su alimento, refugio y donde se pueden criar sus descendientes.

Aunque el mayor problema lo tenemos con los machos, también algunas hembras pueden realizar una conducta de marcaje, generalmente antes y durante el celo, para atraer a los machos. Algunas hembras asumen una postura similar a la de los machos, levantando una de sus patas traseras.

El problema con el marcaje es que no es agradable para los humanos que éste se realice dentro de casa, así que debemos evitar o corregir esa situación cuanto antes.

La mayoría de los perros que son castrados a una edad temprana (cachorros), no suelen adoptar la conducta de marcaje, pero si ya ha empezado a hacerlo aunque le castres probablemente seguirá con la conducta.

Lo primero que debemos hacer es distinguir si realmente se trata de marcaje o si ha orinado dentro de casa, lo podrás saber por la cantidad de orina que encuentres. Cuando ha orinado el charco es más grande y no tienen nada que ver con la intención de la otra conducta, simplemente tenía necesidad de vaciar su vejiga, en cambio cuando se trata de marcaje solo echan unas gotas sobre alguna superficie vertical o algún objeto para dejar su rastro.

Tu mascota puede realizar esta conducta por varias razones:

  • Mostrar autoridad.
  • Pertenencia de lugares, objetos e incluso personas.
  • Infección del tracto urinario.
  • Ansiedad por separación.
  • Ansiedad por la llegada de un nuevo miembro al hogar (animal o humano).
  • Cambio de vivienda.
  • Cambio de dinámicas.

Para corregir esta conducta hará falta:

  • Una estrecha vigilancia y supervisión, ya que debes atraparlo en el acto y corregir inmediatamente la conducta con un NO rotundo. De esta manera el sabrá que no es correcto.
  • Limita sus zonas de acceso, de esa manera te costará menos controlar cuando quiera realizar el marcaje.
  • No le limites el acceso al agua, ya que es indispensable para su bienestar, le ayuda a depurar su sistema urinario y evitar la acumulación de bacterias.
  • Premia y refuerza a tu mascota cuando haga sus necesidades en el lugar adecuado.
  • No castigues a tu perro si ha marcado pero no le has visto en el momento del acto, ya que no entenderá por qué le riñes.
  • Limpia muy bien la zona que haya marcado para que no quiera volver a hacerlo en el mismo lugar.
  • Si marca por ansiedad cuando te ausentas, deja alguna prenda u objeto con tu olor a su alcance para que te note cerca.

Si la situación te supera, acude a un profesional.